sábado, 11 de agosto de 2012

Los Dones Ministeriales



“Por lo cual dice: Subiendo a lo alto, llevó cautiva la cautividad, y dio dones a los hombres”. Efesios 4:8

Cuando Cristo ascendió Él dio dones a Su pueblo y para Su pueblo. Esto se inició con el derramamiento del bautismo del Espíritu Santo el cual es prometido para todos los creyentes. Él proveyó una variedad de dones (1 Corintios 12:4) y personas con ‘dones’ para el cuerpo de Cristo. Dios ha “colocado los miembros cada uno de ellos en el cuerpo, como él quiso” (1 Corintios 12:18).

La gran mayoría de dones espirituales mencionados en la Biblia se hallan en tres capítulos claves:

Dones para el Servicio
Romanos 12:6-8
Dones del Espíritu/Dones Espirituales
1 Corintios 12:8-10, 28-30
Dones Ministeriales
Efesios 4:11
 
Esta lección principalmente trata con los dones para el ministerio. Los cinco ministerios mencionados en Efesios 4:11 pueden—y deben—estar activos en la iglesia apostólica del siglo veintiuno. Ellos ministran juntos—cooperativamente y no en competencia el uno contra el otro—para desarrollar la madurez espiritual en las vidas de cada creyente. Cada uno de estos ministerios especializados es una extensión del ministerio de Cristo mismo.

El Ministerio quíntuple consiste de:

Apóstoles
Gobiernan
Profetas
Guían
Evangelistas
Reúnen
Pastores
Cuidan
Maestros
Fundamentan

Se debe hacer notar que algunos se refieren a lo señalado arriba como al ministerio cuádruple combinando a los pastores y maestros en una categoría. Esto hace que un cargo tenga dos ministerios. Para simplificar, esta lección asumirá que hay cinco cargos o ministerios.

Es interesante notar que todo pastor enseña pero no todo maestro es pastor. Todo profeta profetiza. Sin embargo, no todo aquel que profetiza es profeta.  Un creyente puede ser usado en el don de profecía. Un profeta es llamado para ese papel ministerial. Todo pastor debe hacer la obra de evangelista (2 Timoteo 4:5). Sin embargo, no todo pastor es un evangelista.

Apóstoles
Uno que es enviado.
Enviado por Dios (Juan 3:16).
Profetas
Uno que oye a Dios y habla por Él.
Profetizó eventos, fue un cumplimiento de la profecía del Antiguo Testamento, y las palabras dichas fueron una revelación de Dios.
Evangelistas
Uno que trae buenas noticias y con entusiasmo comparte el mensaje de salvación.
El encarnaba las Buenas Noticias. Verlo obrar con la mujer samaritana.
Pastores
Uno que pastorea al pueblo de Dios.
Es referido como el Buen Pastor quien vino a guiar a la gente. Ver Juan 10:11.
Maestros
Uno que enseña e ilumina al pueblo de Dios en doctrina y estilo de vida.
A menudo se le refiere como Maestro. El enseñó con autoridad. Ver Juan 13:13.
  
Apóstol
Pulgar
Toca a los demás dedos
Profeta
Índice
Se usa para dirigir
Evangelista
Cordial o medio
Se extiende más
Pastor
Anular
Dedo del pacto
Maestro
Meñique
Mantiene el balance


Uno puede utilizar una mano con sólo tres dedos. Esto no es lo ideal. Una mano funciona mejor con cinco dedos. Cualquier cosa menos indica estar incapacitado. 

“A fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, hasta que todos  lleguemos a la unidad de la fe, y del conocimiento del hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo; para que ya  no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error,  sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo” (Efesios 4:12-15, énfasis del autor).

Hay por lo menos tres metas del ministerio quíntuple reveladas en Efesios 4:12:

1. Perfeccionar a los santos. El perfeccionar significa equipar, completar y preparar.
2. Equipar al pueblo de Dios para obras de servicio. “Para entrenar a los cristianos en obras de servicio expertas, obrando dentro del cuerpo de Cristo, la iglesia” (MSG).
3. Edificar el cuerpo de Cristo. El edificar insinúa que el ministro está fomentando el crecimiento de otro.

El ministerio quíntuple obra en armonía para lograr estas metas hasta que el pueblo de Dios:

1. Llegue a la unidad de la fe y del conocimiento de Jesucristo.
2. Madure o sea perfecto: “Completamente desarrollado por dentro y por fuera” (MSG).
3. Obtenga la medida entera de la plenitud de Cristo. Tenemos que estar completamente desarrollados, finalizados, listos para el uso en el reino.
4. Rechace maestros y predicadores falsos.
5. Conozca la verdad entera y la hable con sabiduría y con amor.
6. Crezca en toda manera para estar pleno como Cristo.

Es difícil lograr esto sin cada aspecto del ministerio quíntuple. Estos obran juntos como un equipo para realizar el trabajo de la iglesia. Es mucho más fácil alcanzar la unidad de todos los creyentes si es que reconocemos la  singularidad de todos los creyentes.

“Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a que los he llamado”. Hechos 13:2

El llamamiento y dones de una persona deciden el ministerio de esa persona en el cuerpo de Cristo. Daniel Scott sabiamente dice: “No se entra al oficio de ministro por elección del creyente, sino más bien por el llamamiento de Dios… Es algo honroso el desear la vocación y la responsabilidad… demostrar la carga de evangelizar al mundo y de desarrollar personas hacia a un estado piadoso, pero el deseo solo no es una razón suficiente para elegir una vocación en el ministerio. La elección es de Dios solo…” 

“Mira que cumplas el ministerio”. Colosenses 4:17


Características de cada Ministerio

Apóstoles:
  • Proveen el gobierno del reino.
  • Prevén y son pioneros.
  • Progresan y avanzan hacia territorio nuevo.
  • Disfrutan estableciendo nuevas Iglesias y ministerios.
  • Avanzan hacia zonas que no han sido alcanzadas y establecen iglesias.
  • Abren puertas de oportunidades para difundir el Evangelio.
  • Poseen los otros dones espirituales u oficios dentro de su llamamiento.
  • Asientan el fundamento, juntamente con los profetas (Efesios 2:20).
  • Testigos de la resurrección (Hechos 1:15-22).
  • Enviados.  

Algunos son del sentir que los apóstoles ya no existen en la iglesia hoy día. Esto se basa en la suposición de que el fundamento ya ha sido establecido (Efesios 2:20), ya no se necesita más construcción, y que también los apóstoles han visto personalmente al Señor resucitado (1 Corintios 9:1-2). El otro ángulo es que hay algunos que sin esfuerzo alguno adhieren el título de apóstol o profeta a sus nombres sin demostrar las características del ministerio. Ellos están fomentando nombres y buscando títulos. El mal uso de la función ministerial abunda. La respuesta apropiada para el mal uso no es la eliminación sino el uso propio y la educación suficiente.

Otros sugieren que los misioneros son los apóstoles del día moderno. Tal vez algunos sí lo sean. Aunque todos los misioneros sin duda son enviados, sería exagerar un poco el decir que todos podrían considerarse apóstoles. Los misioneros sí poseen un don especial para así poder adaptarse a otras culturas.


Profetas:
  • Guían el gobierno de la iglesia.
  • Predicen el futuro.
  • Poseen una figura clara de lo que está pasando.
  • Tienen un entendimiento de los tiempos.
  • Proclaman e interpretan la revelación divina dada a ellos.
  • Revelan lo que está escondido.
  • Interpretan lo que se le está revelando a ellos.
  • Hablan por Dios.
  • Emiten proclamaciones de acuerdo a la Palabra escrita.
  • En el Antiguo Testamento se les refiere como “vidente” (1 Samuel 9:9).
  • Prevén los tiempos y la iglesia apostólica presente.
  • Son directivos o correctivos en su enfoque.
  • Exhortan, edifican, y consuelan mediante la profecía (1 Corintios 14:3).
  • Predicen el juicio venidero. 

Evangelistas:
  • Reúnen a los demás en el reino.
  • Hacen recordar a los demás cristianos que es necesario alcanzar a los perdidos.
  • Alcanzan a la gente con el mensaje de salvación usando una unción especial para ese propósito.
  • Saben cómo hacer la Palabra de Dios relevante a los que no son cristianos.
  • Atraen a otros a una discusión sobre Jesús por doquiera que van.
  • Tienen pasión para compartir el Evangelio.
  • Tienen valentía al compartir su fe.
  • Anuncian las buenas nuevas.
  • Relatan los hechos de la redención.
  • Predican a “Jesús.”
  • Reconcilian a la gente con Dios.
  • Declaran las promesas de Dios.
  • Heraldos de salvación.
  • El ganar almas es la huella de su llamamiento.
  • Ungidos para atraer a la gente.
  • Emplean la sabiduría para ganar a los perdidos.
  • Viajan de lugar en lugar.

Pastores:
  • Cuidan, protegen, alimentan y están a cargo de las necesidades espirituales del rebaño.
  • Pasan la mayoría de su tiempo con otros cristianos.
  • Sirven como supervisores espirituales.
  • Cuidan las almas.
  • Modelan el Cristianismo.
  • Sirven y alimentan al rebaño.
  • Demuestran gran paciencia al tratar con problemas de otros.
  • Poseen la habilidad de hablar la verdad con amor.
  • Escuchan y hacen fácil que los demás compartan sus sentimientos.
  • Capaces de invertir a largo plazo en el bienestar espiritual de los creyentes.
  • Hacen lo que sea necesario para ver a la gente crecer en la fe y en sus vidas espirituales.
  • Ayudan a dirigir a otros para que continúen yendo en una dirección celestial y piadosa.
  • Conducen a las ovejas al redil. 
  • Se sacrifican por las ovejas (Juan 10:11).

Maestros:
  • Fundamentan a los creyentes en la doctrina apostólica.
  • Explican, iluminan (Salmos 119:130) y educan a otros para entender y aplicar la verdad.
  • Disfrutan leer y estudiar la Palabra de Dios. La enseñanza falsa aparece debido a que el maestro deja de estudiar y prepararse apropiadamente.
  • Exponen la verdad de manera simple.
  • Se entusiasman al enseñar la Biblia a otros. 
  • Poseen la habilidad de hacer clara o simple la Palabra de Dios a la gente en cualquier nivel de madurez o educación que se encuentren.
  • Instruyen mediante el ejemplo y estilo de vida personal. La vida tiene que coincidir con la instrucción o enseñanza.
  • Explican las Escrituras de una manera fácil de entender para los oyentes.
  • Tienen la habilidad espiritual. Una persona tal vez tenga la habilidad natural, inclinación o entrenamiento para enseñar. Sin embargo, esto no significa necesariamente que él sea llamado al oficio o cargo espiritual de maestro.
  • Imparten la verdad usando ejemplos o cosas  ordinarias y  sencillas.
  • Instruyen a la gente en conocer a Dios en vez de solamente entender la religión.
  • Se reproducen en las vidas de otros (Lucas 6:40).
  • Entrenan y encargan la verdad a aquellos que serán capaces de enseñar a otros (2 Timoteo 2:2).
  • Viven un estándar más elevado sabiendo que recibirán un juicio y un escrutinio mayor (Santiago 3:1).
  • Encuentran un balance entre lo teórico y lo práctico.

“Doy gracias al que me fortaleció, a Cristo Jesús nuestro Señor, porque me tuvo por fiel, poniéndome en el ministerio”. 1 Timoteo 1:12

Es un honor ser contado entre aquellos que están en el ministerio. Al seleccionar un reemplazo para Judas el escritor de Hechos 1:25 registró que ellos estaban buscando alguien “para que ocupara este ministerio” (NASB); “para que tomara el lugar en este ministerio” (MSG); “para que tome la parte de este ministerio” (VRV); “para que recibiera la porción de este ministerio” (Young’s Literal Translation); “para que recibiera la suerte de este servicio” (Darby Bible). De acuerdo a Hechos 1:17, Judas tuvo su “lugar asignado” (MSG); “función activa” (Word of God); “parte” (VRV); y “porción asignada” (ESV) en el ministerio. Qué vergonzoso y penoso que él no pudo identificarlo y cumplirlo. Dios no quiera que lo mismo nos pase a nosotros.

Nota: Algunas de las citas bíblicas en el párrafo anterior son una traducción literal de la versión bíblica en inglés.

He notado algo interesante cuando se trata de varios ministerios y dones. No es mi intención que esto se convierta en una doctrina, sino más bien es sólo una observación. Existe un paralelo, enlace o correlación entre los ministerios y los dones. Esto se refiere a los dones del ministerio (Efesios 4:11-12); los dones de motivación (Romanos 12:6-8); y los nueve dones del Espíritu (1 Corintios 12:8-10).

Abajo se dan unos ejemplos:

Ministerio
Dones de Motivación
Dones del Espíritu
Evangelista
“El que exhorta (da ánimo), en la exhortación” (Romanos 12:8).
Dones de Hacer
A estos también se les llama los Dones de Poder o Evangelismo. Estos atraen la atención hacia el poder de Dios y esto atrae, persuade y evangeliza a los pecadores. Esto fortalece el empuje evangelístico de la iglesia.
  • Fe
  • Dones de Sanidad
  • Obra de Milagros
Pastor/Maestro
“El que enseña, en la enseñanza…” (Romanos 12:7).
Dones de Razonamiento
Estos Dones nos hacen saber o conocer y están diseñados para ayudarnos en la supervisión y preservación  de la Iglesia.
  • Palabra de Sabiduría
  • Palabra de Conocimiento
  • Discernimiento de Espíritus
Profeta
“De manera que teniendo diferentes dones, según la gracia que nos es dada, si el de profecía, úsese conforme a la medida de la fe” (Romanos 12:6)
Dones de Habla
Estos facultan al creyente cuando es dirigido por el Espíritu a hablar como Dios habla o a hablar como si Dios hablara.
  • Profecía
  • Diversas Clases de Lenguas
  • Interpretación de Lenguas

No estoy sugiriendo que uno está limitado a cierto conjunto de dones del Espíritu, pero sí parece que uno está más propenso a ser usado en los dones que corresponden directamente con el ministerio de uno. Por supuesto que el mejor don es aquel que es usado en un momento particular. De nuevo, el mejor ministerio es aquel que es necesario en ese momento en particular en la formación y desarrollo de los creyentes. Esa es una de las razones por las que todos los ministerios, todos los dones de motivación y todos los dones del Espíritu deben estar funcionando en la iglesia apostólica. En cualquier caso, es importante saber el papel que uno desempeña en el Cuerpo de Cristo.
 
Una vez yo le pregunté a un joven que recién llegaba a nuestro territorio: “¿Cuál es su ministerio?”

El respondió: “Dicen que soy un maestro.”

Yo contesté: “No pregunté ‘¿qué dicen ellos?’ Yo pregunté: ‘¿cuál es su ministerio?’”

Antes de que este joven completara su primera asignación de campo él entendió su ministerio y cómo funcionar dentro de este. Casi quince años después este ministro fabuloso todavía sigue floreciendo y haciendo obras maravillosas por Dios. El conocer cómo uno encaja en el cuerpo de Cristo y el entender el papel que uno desempeña en el ministerio es algo fundamental para el éxito y contentamiento ministerial. Todos deben ser capaces de identificar su lugar en el ministerio y cada ministerio debe estar en su lugar.

Permítame ser un poco imprudente y cerrar esta lección con una pregunta personal: “¿Cuál es su ministerio?”

Una respuesta clara asienta la base para una vida de desarrollo ministerial.

¿Cuál es su ministerio? Mencione cinco características de este ministerio en particular.



Preguntas de Estudio
1.  Localizar los tres capítulos claves que nos dicen sobre la mayoría de los dones espirituales.
2.  Cuando Cristo ascendió, de acuerdo a Efesios 4:8, ¿qué hizo?
3.  De acuerdo a Efesios 4:11 los dones ministeriales consisten de cinco oficios o ministerios, ¿cuáles son?
4.  Menciónelos de nuevo con el verbo especial que va junto a cada uno de ellos.
5.  ¿Por qué algunos se refieren a los dones ministeriales de Efesios 4:11 como al ministerio cuádruple?
6.  Explique esta declaración: “No todo aquel que profetiza es profeta.”
7.  Explique cómo Jesucristo cumplió cada uno de los oficios o cargos ministeriales.
8.  Explique cómo el profeta se parece al dedo índice. 
9.  ¿Por qué se compara el dedo cordial o medio al evangelista? 
10.  Mencione las tres metas del ministerio quíntuple. 
11.   ¿Puede una persona por sí sola decidir en qué ministerio él desea funcionar? Explique su respuesta.
12.  Proveer cinco características de un apóstol.
13.  ¿Por qué algunos creen que el ministerio del apóstol (y profeta) ya no están disponibles en la iglesia del día moderno?
14.  ¿Está usted de acuerdo que el ministerio del apóstol y profeta ya no están disponibles? Explique su respuesta respaldándola con las Escrituras.

Escrito por James G. Poitras
Coordinador AGET - UPCI
"Asociación Global de Estudios Teológicos"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada