lunes, 3 de diciembre de 2012

Herramientas Poderosas de la Iglesia Apostólica




Por James G. Poitras
Tomado de Hechos El Manual de Entrenamiento de Dios para la Iglesia de Hoy - Nivel A - Capítulo 4, Lección 39


“Y con gran poder los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús, y abundante gracia era sobre todos ellos” 
(Hechos 4:33).

Cuando un contratista estaba trabajando en la construcción del edificio para el Instituto Bíblico en Ghana, él usó serruchos eléctricos, lijadoras eléctricas, y otros equipos de construcción. Esto hizo que el trabajo progresara rápidamente y el edificio fue construido en un tiempo récord. Sin estas herramientas poderosas la construcción del edificio se hubiera demorado. Hubiéramos tenido que depender del trabajo manual. Esto es, hombres usando su propio poder para realizar la obra. ¿Coserías a mano si tuvieras una máquina de coser en tu casa? ¿Caminarías si hubiera un carro poderoso en tu casa? 

Eastwood Anaba, en Manejando los Dones Espirituales relata, “Un automóvil nuevo en perfecta condición y lleno de gasolina, no puede servir para el propósito de transportar a la gente, a no ser que alguien entre en él, prenda el motor y empiece a manipular los cambios, el acelerador, los frenos....Habiendo establecido que los dones físicos deben ser manejados  antes de que su utilidad sea evidente, déjame decir que en el reino espiritual la misma lógica se aplica...Los dones físicos recibidos por la gente, no fueron creados por ellos pero se espera que usen el don para su beneficio. De la misma manera, los dones espirituales no son creados por el hombre, pero los que reciben tal bendición celestial, deben saber cómo ceder a la operación o funcionamiento de estos dones por el Espíritu Santo en ellos.”

El trabajo espiritual de construir la casa de Dios, el cuerpo de Cristo necesita herramientas poderosas. Las herramientas para alcanzar al mundo no solamente tomarán nuestro poder sino que también tomará el poder del Espíritu. Una de las maneras que vemos la manifestación del poder es a través de la operación de los Dones Espirituales. Antes que Dios pueda usarnos con los Dones Espirituales debemos recibir el bautismo del Espíritu Santo. Esto nos da un poder dinámico para ser testigos en todo el mundo (Hechos 1:8).

En Hechos 3 los Dones del Espíritu están obrando o funcionando en las vidas de los hombres de Dios. Una vez que Pedro recibió poder (mediante el bautismo del Espíritu Santo); también recibió fe. Inmediatamente fue usado en los Dones del Espíritu. En efecto, en Hechos 3, una variedad de dones espirituales  están funcionando. La sanidad del hombre cojo sobrepasó la capacidad de Pedro y de Juan y entraron en el reino del Espíritu. Estos dones eran para la edificación de la iglesia. 

Vemos un estudio más profundo de los Dones del Espíritu en la historia de la iglesia en Corinto. Esta iglesia tenía dificultades de entender los Dones del Espíritu. El apóstol Pablo, en 1 Corintios 12-14, dio una enseñanza al respecto. Debemos estar agradecidos por las dificultades de la iglesia en Corinto, porque de no ser así se nos dejaría sin instrucción de algo que deberíamos entender por el Espíritu Santo. Toda iglesia necesita una enseñanza sobre los Dones del Espíritu. Estos dones deben ser usados por la iglesia en todo tiempo hasta que Jesús regrese. Todo hombre de Dios debe ser usado con los Dones del Espíritu. Cuando empezamos a tener un amor suficiente por el mundo y nos damos cuenta que necesitamos la obra de los Dones del Espíritu entonces veremos un movimiento sobrenatural de Dios. 

Por muchos años los Dones del Espíritu han sido mal usados (los profesores deben dar ejemplos de mal usos que hayan encontrado en sus propias experiencias). Cuando vemos algo mal usado, ¿cuál debe ser nuestra respuesta? ¿Deberíamos evadir usarlo? La respuesta al mal uso es el uso apropiado. No debemos impedir el uso de los Dones Espirituales en nuestras iglesias simplemente porque alguien le da mal uso, los mal interpreta, o pretende ser usado por Dios cuando no lo es. El apóstol Pablo no quiso que fuéramos ignorantes de los Dones Espirituales. 

Por eso dirigió su enseñanza a los hermanos. Dios todavía quiere comunicarse con su iglesia pero a veces la iglesia no siempre quiere oír.

“El que tiene oído, oiga lo que Espíritu dice a las iglesias” (Apocalipsis 2:7).  ¿Por qué no escuchar lo que el Espíritu está diciendo a la iglesia?  Él no necesita a un grupo de gente quienes no pueden escuchar. Él no quiere que seamos ignorantes sino que seamos entendidos. Dios quiere que tengamos lo mejor.
Si somos ignorantes de los Dones del Espíritu es por una de las siguientes razones:

1.  Nunca se nos enseñó.
2.  No quisimos aprender.
3.  No entendimos.

Necesitamos relajarnos y decir,

“Haz tu voluntad Señor, Señor enséñame tu voluntad”

El apóstol Pablo nos dice, “Procurad, pues, los dones mejores. Mas yo os muestro un camino más excelente” (1 Corintios 12:31). Debemos, “Seguir el amor, y procurar los dones espirituales” (1 Corintios 14:1). No recibimos los dones para exaltarnos a nosotros mismos; para hacernos de renombre, o para ser halagados. La única manera de usar los dones es con amor. El amor es la fuerza poderosa que nos hace querer ser usados con los Dones del Espíritu. El amor debe venir primero y después desearemos los dones para servir mejor a Dios. El poner  los dones espirituales antes del amor sería un gran error. El amor es el lenguaje universal entendido por toda clase de gente.

“Dones del Espíritu” es el término usado para especificar su propia naturaleza. Se refiere a la manifestación sobrenatural que viene a nosotros como dones  del Espíritu Santo. Son manifestados mediante los creyentes para el beneficio de todos. Son para la edificación de la iglesia.

Si la iglesia no tiene el funcionamiento y manifestación de los Dones del Espíritu está privada de la edificación espiritual la cual viene de los dones y de la presencia del Espíritu Santo en la iglesia. Debemos creer la Palabra de Dios y sus promesas  para tener poder y autoridad que será notada por el mundo.

George Shalm, en su libro, Dones Espirituales para la Iglesia Dinámica dice, “Los Dones del Espíritu fueron designados para ser el latido del Cuerpo viviente y vibrante de Cristo.  Si aceptamos el concepto que el evangelismo es el ministerio básico de la iglesia, entonces tenemos que darnos cuenta que fallaremos si es que no aprovechamos los recursos que Dios ha provisto....Rápidamente se les enseñó a los apóstoles que la manera más eficaz de presentar el evangelio era de una manera poderosa.”

Es hora de despertar y ver la necesidad de los dones espirituales y preguntar:

“¿Por qué no lo puedo tener? 
¿Por qué no lo puedo tener ahora?”

Pablo dijo, “Pero a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para provecho” (1 Corintios 12:7).  Esto significa que todos pueden ser usados con los Dones del Espíritu.

 Robert Kennedy dijo,
Algunos preguntan, “¿Por qué?”
Otros preguntan “¿Por qué no?”
Pero yo pregunto, “¿Por qué no ahora?”
Yo te pregunto,
 “¿Por qué no usar las herramientas poderosas de Dios ahora?”


Preguntas de Estudio


1. ¿Qué quiere decir Dones del Espíritu?

2. ¿Dónde encontramos enseñanza sobre los Dones del Espíritu?

3. ¿Qué debe suceder cuando encontramos que los Dones Espirituales están siendo mal usados?

4. ¿Cuál es la fuerza ponderosa que nos hace querer ser usados por el Espíritu?

5. ¿Qué pasa cuando la iglesia no tiene el funcionamiento de los Dones del Espíritu?

6. ¿Cuál es la manera más eficaz de presentar el evangelio (de acuerdo a George Shalm)?

7. Si la gente es ignorante acercad de los Dones Espirituales es por tres razones, ¿cuáles son?
 
8. ¿Quién puede ser usado con los Dones del Espíritu?  Da una cita bíblica. 

9. ¿Qué dijo Robert Kennedy?

10. Eastwood Anaba nos dice que no podemos crear los Dones Espirituales pero que debemos __________________ en nosotros.  (Llenar el espacio en blanco)

No hay comentarios:

Publicar un comentario