viernes, 7 de diciembre de 2012

La Acción de Gracias



Por Jorge Isaac Manzano
Culto Acción de Gracias
IPUC – Dangond
Valledupar

CITA: Hebreos 13:15-16

Así que, ofrezcamos siempre a Dios, por medio de él, sacrificio de alabanza, es decir, fruto de labios que confiesan su nombre. Y de hacer bien y de la ayuda mutua no os olvidéis; porque de tales sacrificios se agrada Dios”.

INTRODUCCIÓN

Uno de los elementos fundamentales al momento de ofrecerle culto a Dios es la acción de gracias, todo lo que hagamos, toda obra, todo sacrificio, debe provenir de un corazón lleno de agradecimiento para con nuestro Dios, la acción de gracias es el elemento principal para que lo que hagamos sea acepto delante de su presencia, para que el Señor se sienta complacido con la ofrenda que nosotros traemos para Él.

ELEMENTOS DEL CULTO

   * La iglesia, el pueblo del Señor  
   * La ofrenda que nosotros traemos para Él
    * Dios quien recibe nuestra ofrenda, nuestro sacrificio.

En el culto del Antiguo Testamento, había un sacerdote que ofrecía un sacrificio a Dios, una ofrenda al Señor, y esa ofrenda era un animal que era sacrificado por las culpas del pueblo, como sustituto, para que el hombre no se presentara con las manos vacías delante de Dios.

Cuando Elías ofreció un sacrificio a Dios, preparó un altar, sacrificó un animal a Dios y Dios respondió con fuego como prueba de que esa ofrenda era agradable al Señor.

En los días de Jesucristo, Juan presentó al Señor como el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo, vemos a Juan el Bautista presentado a Jesucristo públicamente delante del pueblo, Jesucristo mismo era la ofrenda, era el sacrificio por nuestros pecados, y cuando Juan lo presenta se oye una voz del cielo que decía: este es mi hijo amado en el cual tengo complacencia, la Biblia dice que el Espíritu descendió como paloma.  

Esto ejemplos nos enseñan que si nosotros hemos venido a rendirle culto a Dios, si nuestra vida es una ofrenda agradable delante de su presencia, podemos tener confianza que va a venir una respuesta del cielo a lo que le estamos pidiendo, va a venir una respuesta del cielo de acuerdo a nuestra necesidad.

NUESTRA OFRENDA A DIOS

En la presente dispensación de la gracia nuestros sacrificios, nuestra  ofrenda a Dios son:

(1) El espíritu quebrantado,
(2) El corazón contrito y humillado,
(3) La alabanza,
(4) El hacer el bien y
(5) La ayuda mutua. Salmo 51:17, Hebreos 13:15-16.

LA ACCIÓN DE GRACIAS LE PERTENECE A DIOS

La Biblia nos muestra que hay siete cosas que son propias, únicas y exclusivas de Dios: la alabanza, la sabiduría, el poder, la gloria, la honra, la fortaleza y la acción de gracias.

En cuanto a la gloria y la alabanza el Señor dice:

“Yo Jehová; este es mi nombre; y a otro no daré mi gloria, ni mi alabanza a esculturas”. Isaías 42:8

“Este pueblo he creado para mí; mis alabanzas publicará”. Isaías 43:21

La acción de gracias edifica al oyente, son palabras de inspiración para la iglesia, las cuales son acompañadas con el Amén como señal de aprobación. 1 Corintios 14:5

Si en nuestros cultos hay ofrenda abundante para Dios: gloria, honra, alabanzas y acciones de gracias, no habrá necesidad de pedir el amén, el gloria a Dios, sino que estas serán expresiones con las que de manera natural la iglesia exaltará a Dios.

LA ACCIÓN DE GRACIAS NOS ABRE LAS PUERTAS A LA PRESENCIA DE DIOS

La acción de gracias es la llave que abre la puerta de acceso a la presencia de Dios:

"Entrad por sus puertas con acción de gracias, por sus atrios con alabanza; alabadle, bendecid su nombre. Porque Jehová es bueno; para siempre es su misericordia, y su verdad por todas las generaciones". Salmo 100:4-5.

Este salmo nos describe cómo debemos entrar a la presencia de Dios, es decir, con acción de gracias, con alabanza y con adoración.

La alabanza es el tributo que damos a Dios por lo que Él ha hecho por nosotros y la adoración es el tributo que damos a Dios por lo que Él es.

LA ACCIÓN DE GRACIAS Y LA ORACIÓN

La efectividad de nuestras oraciones, de nuestras súplicas a nuestro Dios, radica en que no debe faltar la acción de gracias:

“Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias”. Filipenses 4:6

Debemos perseverar en la oración pero nunca debe faltar el agradecimiento, nunca debe faltar el reconocimiento por todas las obras maravillosas que Dios ha hecho por nosotros.

AL QUE MÁS SE LE PERDONA, MÁS AGRADECE

“Un acreedor tenía dos deudores: el uno le debía quinientos denarios, y el otro cincuenta; y no teniendo ellos con qué pagar, perdonó a ambos. Di, pues, ¿cuál de ellos le amará más? Respondiendo Simón, dijo: Pienso que aquel a quien perdonó más. Y él le dijo: Rectamente has juzgado. Y vuelto a la mujer, dijo a Simón: ¿Ves esta mujer? Entré en tu casa, y no me diste agua para mis pies; mas ésta ha regado mis pies con lágrimas, y los ha enjugado con sus cabellos. No me diste beso; mas ésta, desde que entré, no ha cesado de besar mis pies. No ungiste mi cabeza con aceite; mas ésta ha ungido con perfume mis pies. Por lo cual te digo que sus muchos pecados le son perdonados, porque amó mucho; mas aquel a quien se le perdona poco, poco ama”. Lucas 7:41-47

Nuestra actitud hacia Dios debe ser de agradecimiento por lo que Él ha hecho por nosotros, porque ninguno puede pensar que sus buenas obras, sus buenas acciones, califican delante de la presencia de Dios, lo único que califica como ofrenda hacia Dios es el espíritu quebrantado al corazón contrito y humillado no lo despreciarás tú, oh Dios.

LOS AGRADECIDOS SERÁN BENDECIDOS

Y a ella le dijo: Tus pecados te son perdonados. Y los que estaban juntamente sentados a la mesa, comenzaron a decir entre sí: ¿Quién es éste, que también perdona pecados? Pero él dijo a la mujer: Tu fe te ha salvado, ve en paz.

La bendición está en el corazón que es agradecido, que le reconoce, de manera que si nosotros queremos perdón de Dios, si queremos salvación, si queremos la paz de Dios morando en nuestros corazones, debemos ser creyentes agradecidos por lo que Dios ha hecho por nosotros.

También dice la Biblia que habían diez leprosos que fueron sanados por Jesús, pero solamente uno regresó a darle las gracias al Señor, éste era extranjero, era samaritano. Jesús le dijo: Levántate, vete; tu fe te ha salvado. Lucas 17:11-19

CONCLUSIÓN

Todo lo que Dios tiene para nosotros debe comenzar en un punto clave: una acción de gracias.


Haz clic en el siguiente enlace para escuchar esta predicación en audio:

2 comentarios:

  1. Gracias Dios mi divino Señor por que obraste un gran milagro. Mi victoria es tu victoria para tu gloria me graduaré.Poder de tus divinas llagas tu cuerpo y sangre preciosa, espiritu santo, santa madre de Dios en la advocación de la Virgen del Carmen, San Gabriel, San Rafael y San Miguel y demàs santos que intercedieron por mi ...Lorena. Doy testimonio Jesucristo tiene poder.

    ResponderEliminar