martes, 13 de noviembre de 2012

Predicación sobre Los Dones del Espíritu Santo



Por Plutarco Torres
Vicepresidente IPUC

Introducción

El Espíritu Santo no sólo viene para que usted hable en lenguas, salte y aplauda (todas esas reacciones pueden haber), y que ya todo pasó, estoy completo, ya recibí el Espíritu Santo; de lo que no nos habla la Biblia es de eso, la Biblia dice que el Espíritu Santo vino en primer lugar para sellarnos como propiedad de Dios, el Espíritu Santo vino para darnos poder, recibiréis poder cuando haya venido sobre vosotros y me seréis testigos…

El fruto del Espíritu

También dice la palabra de Dios que cuando alguien es bautizado con el Espíritu Santo y anda en el Espíritu, dice la Biblia que el Espíritu Santo le dará el fruto del Espíritu, Gálatas 5:22, y el fruto del Espíritu lo convertirá en un creyente completo y cabal, un creyente que tendrá las virtudes acerca de las cuales nadie lo podrá condenar, porque el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza, contra tales cosas no hay ley. Pero si usted, bautizado con el Espíritu Santo, no se acuerda de ese fruto, y usted vive de cualquier manera, y es un rencoroso, un iracundo, un orgulloso, entonces usted no sabe para qué recibió el Espíritu Santo, tiene que decir, yo recibí el Espíritu Santo y el Espíritu Santo producirá en mí el fruto, que son nueve virtudes que las acabo de mencionar. El fruto es para tu vida personal con Dios, para que seas un cristiano victorioso, nada te vencerá porque tienes el amor, porque tienes la paz, porque tienes la paciencia, porque tienes la fe, porque tienes la mansedumbre, porque tienes la templanza, será el fruto para que vivas una vida agradable delante de Dios

Los dones del Espíritu

Pero aparte de eso, la Biblia dice que el Espíritu Santo nos trae nueve dones, con el Espíritu Santo vienen sobre el creyente los dones del Espíritu, son para servir, los dones del Espíritu comienzan con el bautismo en el Espíritu Santo, es algo que en Colombia hemos estado removiendo en este tiempo sobre todo con los ministros, porque hay que reconocer que se ha dejado un poco de lado los dones del Espíritu y sólo resaltamos el bautismo en el Espíritu, le decimos al hermano cuando recibe el Espíritu Santo, cuando es bautizado, ¡hermano, gracias al Señor!, lo abrazamos, ¡ya usted está lleno con el Espíritu Santo!, pero hasta allí, no se le habla del fruto, no se le habla de los dones, y la iglesia camina con marcha triunfante, con poder, con victoria, es a través de los dones del Espíritu, y claro, uno recibe de Dios lo que cree, si no creemos en los dones, entonces así nos quedamos, pero usted amado ministro enseñe a la iglesia que después del bautismo del Espíritu viene el fruto del Espíritu, y después del fruto del Espíritu hay nueve dones maravillosos, que hay muchos ministerios.

Los dones para servir en la iglesia

Este tema que estoy tocando ahora es una de las cosas más necesarias en la iglesia, como cuando uno como pastor organiza la iglesia, nombra los comités, los pone a trabajar, lo hacemos como en una manera organizacional solamente, pero no descubrimos los dones que los creyentes tienen y a veces el mismo creyente no sabe si tiene algún don, pero no es culpa de ellos sino culpa nuestra, hay que enseñarle a la persona que hay dones, el servicio a Dios, los ministerios; desde pastor hasta el último ministerio que haya en la iglesia es consecuencia de un don que la persona ha recibido. [1]

Este ministerio pastoral es un don de Dios por el Espíritu, ojalá que en las congregaciones nosotros los pastores le enseñemos a los hermanos que los cargos en la iglesia no son cargos administrativos nombrados por el hombre sino que la Biblia dice que todo el que es bautizado en el Espíritu, recibe dones del Espíritu para servir. [2]

 “Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios. Si alguno habla, hable conforme a las palabras de Dios; si alguno ministra, ministre conforme al poder que Dios da, para que en todo sea Dios glorificado por Jesucristo, a quien pertenecen la gloria y el imperio por los siglos de los siglos. Amén”. 1 Pedro 4:10-11

Esa palabra a cada uno no deja a nadie por fuera, a todos los incluye, porque si yo dijera esta mañana aquí en esta convención, démele a cada uno tal cosa, ¿qué quiero decir?, que nadie se me quede sin recibir lo que le voy a regalar, usted tiene que tener un don de Dios porque estamos en avivamiento, el Espíritu Santo está aquí con nosotros, estamos en el tiempo que se derrama el Espíritu Santo, que el Espíritu Santo trae dones, trae ministerios, y cuando la iglesia camine con los dones del Espíritu, no habrá nada que la pueda retroceder, se abrirá paso a través de las tinieblas, a través del pecado, a través del mundo, a través de los demonios, nadie resistirá porque son los dones del Espíritu que están funcionando.

Cuando yo me veo, y le agradezco al Señor después que han pasado 41 años que salí a predicar la palabra de Dios, yo digo, estoy seguro que tengo un don, porque si no fuera por ese don de la enseñanza de la palabra de Dios no hubiera resistido, pero es que el don funciona, hermano, creyente en esta mañana, no se ponga a hacer algo en la iglesia porque el pastor se lo dijo y lo va a hacer así como en forma mecánica, usted pregúntese, ¿Señor lo que estoy haciendo es porque tú me has dado el don? Porque cuando es a través del don, lo que usted haga tendrá éxito, será prosperado, tendrá poder, porque es a través del don que Dios le ha dado, así que no falta nada, aquí tenemos todo, estamos en avivamiento.

Los dones confirman el mensaje del evangelio

Cuánta falta hace las sanidades en  medio nuestro, si la Biblia dice que en los nueve dones está el don de sanidades y aun sin que tenga el don, con sólo creer la palabra alguien puede sanar a los enfermos, porque así está dicho, estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios, eso es avivamiento, hablarán nuevas lenguas, ¿sí o no? estamos aquí hablando en nuevas lenguas, tomarán en las manos serpientes, si bebieren cosa mortífera no les hará daño y sobre los enfermos pondrán sus manos y sanarán. Una de las cosas que hizo que la iglesia primitiva se abriera paso y la gente quedará en expectativa, fueron las sanidades, fueron los milagros, hermanos ministros, busquemos al Señor y digámosle: úsame para sanar a los enfermos, úsame para que hayan milagros, para que hayan maravillas, para que hayan cosas en las cuales la gente quede asombrada, atónita, porque así lo dice la Biblia, y aunque siempre hemos predicado y es verdad, que nosotros creemos no por la vista sino por oír, sin embargo la Biblia también habla de los que creyeron por ver, así que hay de ambos lados, usted lee el libro de los Hechos y lee los evangelios, dice: habiendo visto este milagro, una gran multitud se agregó al Señor, usted está en su pueblo predicando el evangelio y un milagro que Dios haga a través de sus manos puede traerle mucha gente a la iglesia, una persona con cáncer declarado, ya no hay remedio, y el Señor lo usa para usted sanarlo, la gente va a abrir los ojos y decir: aquí hay algo, aquí hay algo extraño, aquí hay algo poderoso.

Este es el tiempo del avivamiento, tiempo de los dones, tiempo de los ministerios, tiempo de bautismo del Espíritu Santo, los profetas lo vieron de lejos y quisieron vivir en este tiempo y no pudieron porque no era para ellos sino para nosotros, y aquí los ángeles admiran esto, ellos se gozan con los hombres y mujeres redimidos por la sangre de Jesucristo, llenos del Espíritu Santo, ellos no pueden recibir el Espíritu Santo, usted sí, usted tiene la experiencia de haber sido perdido y hoy es salvo. El avivamiento es bautismo del Espíritu Santo, el avivamiento es dones, el avivamiento son sanidades, son milagros. [3]

El don de profecía

“Y muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos”. Mateo 24:11

Hay profetas en este tiempo por todas partes, se hacen profetas ellos mismos, sin embargo hay verdaderos profetas en el pueblo de Dios, hay un don de profecía que puede manifestarse en la iglesia, pero eso tiene un orden y el pastor debe manejar bien ese orden si no cualquiera se le camufla como profeta y es un falso, porque lo que nos libra del engaño es conocer la verdad, así que esos temas hay que estudiarlos profundamente y manejarlos bien, porque de pronto viene una profecía que es de Dios pero como el pastor no la conoce, entonces llega y apaga esa profecía, ¡no, aquí yo no acepto eso¡, ¡cállese!, y es Dios que quiere decir algo. Pero si se le presenta uno que es falso, entonces hay otros que le creen a ese y lo ponen como el profeta de la iglesia y comienza a dividir la iglesia, pero sí hay un don de profecía, en 1 Corintios 14 lo dice, pero eso hay que manejarlo bien, ojalá que en algunos estudios bíblicos tocáramos esos temas para que pudiéramos manejar esta parte. [4]

La gente piensa que cuando se habla de profetas y de profecías, y hoy está de moda el profeta y la profecía, cosas que están totalmente equivocadas, lo digo con toda certeza, porque la Biblia dice claramente que todos los profetas fueron hasta Juan el Bautista, ahora en la iglesia actúa un don de profecía pero no profetas titulares, ¿por qué había profetas titulares como los profetas mayores, los profetas menores, que se denominan así mayores y menores no porque el uno fuera menos que el otro sino por la extensión del ministerio que tuvieron? Esos profetas eran necesarios en aquel tiempo porque no había la palabra escrita, entonces el profeta era inspirado y traía el mensaje de Dios, pero desde que la palabra fue escrita, dice: este es la palabra profética, aquí está toda la revelación de Dios, aquí está todo el conocimiento, aquí están sus principios, entonces cuando alguien dice que él es profeta y lo comienza a decir, piensan que el profeta todo el tiempo estaba profetizando cosas por venir, no, si usted lee los profetas se va a dar cuenta que no era tanto que dijeran cosas del futuro, había momentos en que lo decían, pero la mayoría del mensaje de los profetas era llamando el pueblo de Dios a arrepentimiento, llamándolo a la justicia, llamándolo a la paz, llamándolo a la fidelidad, llamándolo al servicio del Señor, usted lee y se da cuenta que eso era más que todo el mensaje, así que creemos que en este tiempo sí puede actuar un don de profecía en la iglesia, en 1 Corintios lo dice bien, dice que si en una reunión como ésta Dios quiere mandar un mensaje, puede usar a cualquiera de los hijos de él que andan bien con el Señor, todo esto está bajo un control, pero cuando ha habido error en estas cosas, es cuando de pronto el pastor no está muy enterado de cómo es esto y ve que alguien profetizó, entonces no sabe qué hacer, si esto será verdad, será mentira, pero si uno como pastor estudia bien el tema, uno puede controlar, y no es que alguien es el profeta de la iglesia, la hermanita es la profetisa de la iglesia, no señor, la Biblia dice que es un don que actúa y que puede usar a cualquiera de la iglesia. [5]
 
También sucede así con los dones, se habla mucho de dones, de profetas, de evangelistas, de apóstoles, de cuanta cosa pero uno tiene que ir a la palabra y mirar cómo es que en verdad Dios guía estas cosas, yo me puse a estudiar la palabra de Dios y he encontrado cosas maravillosas, a veces uno cuando oye que otro enseña, que no es de nuestra misma fe, entonces decimos: eso son ellos allá, nosotros no enseñamos eso, no, la Biblia sí lo enseña, y hay que ponerle buena atención y estudiar nosotros y enseñarlo como en verdad Dios lo dice. [6]


Referencias

Predicaciones:

[1] Tiempo de avivamiento. Convención Nacional, Barquisimeto – Venezuela, 2007, 00:47 min. (Es necesario descargar el programa Buscapredica para escuchar la enseñanza)

[2] La necesidad de ser bautizados con el Espíritu Santo. Retiro Espiritual, Campamento Emanuel – Colombia, 2010, 00:53 min. 

[3] Tiempo de avivamiento. Convención Nacional, Barquisimeto – Venezuela, 2007, 00:50 min. (Es necesario descargar el programa Buscapredica para escuchar la enseñanza)

[4] El anticristo y las señales. Retiro Espiritual, La Jagua – Colombia, 2011, 01:17 min.

[5] Principios y convicciones. Escuela Dominical, IPUC Central, Valledupar – Colombia, 2011, 00:10 min.

[6] El plan financiero de Dios. Convención Nacional, Barquisimeto – Venezuela, 2007, 00:15 min. (Es necesario descargar el programa Buscapredica para escuchar la enseñanza)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada